Choose your language
Back
¿Qué es dinero? (Para que no parezcas como tonto frente a sus hijos)
Trading History

¿Qué es dinero? (Para que no parezcas como tonto frente a sus hijos)


Por George Karoullas October 4, 2019
¿Qué es dinero? (Para que no parezcas como tonto frente a sus hijos)

Albert Einstein una vez hizo un fantástico comentario, diciendo; “Si no se lo puedes explicar a un niño de seis años, entonces tu mismo no lo entiendes”. Cualquier padre que haya tratado alguna vez de explicar lo que es el dinero a su hijo, probablemente ha tropezado con esta pregunta casi inmediatamente.

Cuantas más invariables sean las preguntas que ellos suelen hacer, más tú te das cuenta que realmente no sabes de qué hablas.

Intenta preguntar a tus amigos o colegas las mismas exactas preguntas y encontrarás a muchos de ellos hablando en círculos, recreando la misma versión que hacías tú con tus hijos.

Resulta que en realidad no sabemos mucho sobre dinero, después de todo. Aparte de quererlo y necesitarlo, por supuesto.

Marshall McLuhan, comentó con mucho acierto, que no sabemos quién descubrió el agua, pero lo que sí sabemos es que no fue un pez. Esto probablemente explica por qué el dinero es un tema tan desconocido para nosotros.

Hace que el mundo da la vuelta. Es tan parte de nuestras vidas que lo tomamos como un don. Al igual que un pez usa el medio en el que nada como un don. Razón por la cual cuando tratamos de explicarle a nuestros hijos, siempre terminamos dándoles la versión: “así es como es y ya, mi amor”.

La explicación de abajo hacia arriba del dinero

Una de las historias el más comúnmente citadas que nos repetimos sobre el dinero, es que evolucionó naturalmente por la economía del trueque. Probablemente tu estás familiarizado con esta historia. Hasta probablemente les has dicho a tus hijos una versión de esa misma historia.

En tiempos antiguos, las personas realizaban trueque entre ellas, comerciando lo que tenían entre sin que existiera una moneda como medio de intercambio.

Sin embargo, el problema con este método de intercambio de productos es que requiere que cada parte necesite exactamente lo que la otra parte tiene que ofrecer.

Ejemplo, si tu tienes pollos y yo tengo alubias, para que realicemos un intercambio, tú debes querer alubias y yo debo querer pollos. ¡¡¡Buena suerte con eso!!!

El problema que encontramos es que sin un medio de cambio, las economías de trueque tampoco tienen unidad de cuenta, algo en el cual otras cosas pueden ser valoradas.

Vamos a suponer que por algún milagro coincidencial, realmente tu quieres las alubias y yo quiero los pollos, ¿cómo sabremos cuántas alubias vale un pollo? compliquemos la situación un poco más, ¿Qué sucede si hay un tercer operador en escena, quien además, también quiere pollos, pero sólo tiene manzanas para el trueque? ¿Ves como esto se complicó rápidamente?

¿Cuál está el problema aquí? El problema, aparte del hecho que cada vendedor tiene que ser simultáneamente un comprador de lo que la otra parte tiene que vender (y viceversa), es que algunos bienes son fundamentalmente más deseables que otros.

Carl Menger, un economista quien fuera fundamental para el avance de la teoría del trueque con dinero, describe esta cualidad como “salabilidad”. En palabras más simples, significa que algunos productos son más fáciles de vender que otros.

Según Menger, lo que ocurrió fue una gravitación espontánea hacia los productos más salables, no porque fueran valorados o necesarios por derecho propio, sino porque ayudaban a la gente a acercarse un poco más a lo que realmente necesitaban.

Digamos que tu quieres vender tus pollos, pero no quieres ni las alubias, ni las manzanas que yo tengo para ofrecer. Pero yo realmente necesito esos pollos, entonces yo tendría que vender mis alubias y manzanas por otra mercancía que yo sé tu necesitas más que las manzanas o las alubias.

Esto, según la teoría de Menger, es cómo el dinero evolucionó gradualmente, a medida que los comerciantes naturalmente gravitaron hacia productos más vendibles, cada uno convirtiéndose en un tipo de dinero cuando finalmente llegaron a ser ampliamente aceptados.

Cuando esto sucedió, la gente naturalmente comenzó a pensar en términos de cuánto de la mercancía salable valían sus bienes (hoy llamado poder adquisitivo), en lugar de cuánto de la contra oferta realmente querían. Esto cambió todo.

La compra y venta son difíciles sin no existe un algo aceptado por ambas partes en medio, cualquier cosa, que represente al dinero. Puede ser dinero en materias primas como oro y plata o papel moneda como usamos nosotros la moneda corriente hoy. Un sistema como este te permite determinar fácilmente la cantidad de dinero que cuesta eso que deseas.

La explicación de arriba hacia abajo del dinero

Los proponentes de la teoría del dinero  anterior afirman que toda esa teoría es sólo un pintoresco de cuento de hadas, que nos hemos dicho a nosotros mismos porque tiene un sentido intuitivo. También destacan el hecho de que no existen pruebas de una economía de trueque como Menger la describe, según ellos jamás se han encontrado registros históricos que la sustenten.

Este campo se centra en el hecho de que la historia es contaminada con referencias a pagos por cosas como sacrificios a Dioses, deudas, multas y tributos. Todo esto sugiere que el dinero resultó como consecuencia de grandes instituciones públicas, tanto políticas como religiosas.

En algunos de los primeros registros, hemos demostrado una íntima relación entre el dinero y la violencia, no sólo en términos de sacrificio, sino también como pago a víctimas. El código de Ur-Nammu, que es el código de derecho más antiguo que aún permanece hoy en día (c. 2100–2050 a. C.), está lleno de sumas en efectivo codificadas a ser pagadas a víctimas de maldades.

Por ejemplo, la ley 19 establece que: “Si un hombre le ha cortado el pie a otro hombre, este debe pagar diez siclos”. La Ley 22 dice que: “Si un hombre le saca un diente a otro hombre con un golpe, el golpeador pagará dos siclos de plata.” La Ley 8 establece que: “Si un hombre por la fuerza, y desfloraba a la esclava virgen de otro hombre, ese hombre debe pagar cinco siclos de plata.”

Es concebible que, así como la teoría de abajo hacia arriba ve el dinero evolucionando naturalmente para servir a las necesidades de los comerciantes individuales, podría haber surgido tan naturalmente como una manera de cuantificar las obligaciones de un ciudadano a otro en las sociedades emergentes.

Ahora puedes tener una idea de cuán frágil podría haber sido el equilibrio económico de estas primeras sociedades; el pago con dinero pudo haber representado una manera de evitar violentas represalias que podrían rápidamente provocar en una guerra total.

En la antigua Mesopotamia, los sumerios usaban tabletas de arcilla para mantener registros de propiedad y deudas. La tableta más antigua de este tipo se remonta a cerca de año 1650 a. C. y registra que en los tiempo de la cosecha una persona llamada Amil-mirra pagaría 330 medidas de cebada a quien sostenía la tableta.

¡Es sorprendente pensar que las primeras formas de escritura se utilizaron realmente para transacciones financieras y que una de las primeras formas de dinero era en realidad una forma de deuda!

En la antigua Grecia, la conexión entre el sacrificio y el dinero está ahí para observar en el idioma mismo. Antes de que los griegos tuvieran su propia acuñación o moneda, los escupitajos de hierro se utilizaban para hacer sacrificios a los dioses.

Llegaron a ser muy valorados e incluso se usaban como dinero. La moneda griega de valor más bajo (obol) en realidad tomó su nombre de estos escupitajos (obelos) y la palabra dracma originalmente se refería a un puñado de escupitajos.

Es muy difícil imaginar cualquiera de los dos ejemplos anteriores existiendo sin que las autoridades políticas y religiosas los hagan cumplir. Es concebible que el dinero evolucionó como un medio para crear orden a partir del caos. A los defensores de la teoría de arriba hacia abajo del dinero les gusta conectar los puntos entre el sacrificio siendo una forma de deuda primordial con los dioses, esto poco a poco evolucionó en deuda / tributo a sus representantes humanos (reyes y emperadores), que finalmente se convirtió en una especie de deuda hacia la sociedad misma.

Ambas versiones son solo mitos de origen

Ambas versiones de esta historia son esencialmente mitos en su origen. Así como los creacionistas aceptan a Dios creando el mundo de la nada en siete días y los evolucionistas tienen el universo explotando de la nada con un Big Bang.

La verdad es que realmente no sabemos. Es poco probable que el tipo de sociedades que existieron en esas economías de trueque de Menger dejarán registros de sus proto-transacciones. Por lo que la historia tendrá que permanecer en silencio sobre este tema. De hecho, nada podemos decir en cuanto a que ambas teorías no puedan ser verdaderas en sus propias formas respectivas (una realidad conduce a la otra).

Conclusión

Es importante reconocer que es casi imposible divorciar cualquier de las dos teorías de la ideología. Aquello aferrados a la teoría de abajo hacia arriba del dinero tienden a ser libertarios y bichos de oro que creen en los mercados libres, dinero duro y están en contra de cualquier intervención del gobierno alguno.

Aquellos que se aferran a la teoría de arriba hacia abajo del dinero tienden a estar mucho más a favor del control centralizado del dinero por parte de los gobiernos y los bancos centrales. Cada grupo tiene su propia historia de origen histórico que “demuestra” sus creencias actuales y proporciona una justificación para ellas.

Si en este artículo has aprendido algo, entonces probablemente por eso es que le contamos la versión del trueque a nuestros hijos. ¡Es mucho más sencilla! También por eso es que muchos libros de economía todavía la incluyen a esa versión, a pesar de todas las pruebas apuntan en sentido contrario. ¡Al menos por ahora.

Además, tu también serás capaz de escuchar mejor el otro lado de la historia cuando el tema aparezca!

Disclaimer: This article is not investment advice or an investment recommendation and should not be considered as such. The information above is not an invitation to trade, and it does not guarantee or predict future performance. The investor is solely responsible for the risk of their decisions. The analysis and commentary presented do not include any consideration of your investment objectives, financial circumstances, or needs.

Risk Warning: Our products are traded on margin and carry a high level of risk, and it is possible to lose all your capital. These products may not be suitable for everyone, and you should ensure that you understand the risks involved. Please read the full Risk Disclosure Statement.

October 4, 2019